¡Papá, no quiero estudiar aquí!

Un padre es capaz de hacer cualquier cosa por un hijo. En ocasiones, llega a separarse de su mujer para llevarlo al colegio que más le gusta. ¿Son éticas algunas de las formas que se utilizan para conseguir llevar a tu hijo/a al colegio o instituto que quiere? ¿Tales como divorcios ficticios, empadronamientos en domicilios falsos o falseamiento de la renta?

Los baremos de adjudicación de los institutos conquenses manifestaban la mala gestión de la Administración Pública. Así lo demuestra uno de los criterios más polémicos: la proximidad de domicilio. A la hora de distribuir a los nuevos alumnos, Cuenca se dividía en dos zonas: la SO1 (IES Pedro Mercedes e IES Santiago Grisolía) y la SO2 (IES Alfonso VIII, IES San José, IES Lorenzo Hervás y Panduro e IES Fernando Zóbel). Hasta aquí todo bien. Imagen

El problema llegaba cuando una niña que vive a cinco minutos de un colegio o instituto tenía que ir a otro que estaba a media hora de su casa debido a los puntos que le habían asignado en el criterio de proximidad de domicilio. Los datos de las admisiones y el conocimiento de algunos casos nos permitirán demostrar el mal funcionamiento de la Concejalía de Educación de Castilla-La Mancha.

Hasta enero del año 2013 los baremos funcionaban así, pero este año ha cambiado la adjudicación de los institutos y colegios conquenses, ya que según el Decreto 163/2012, de 27/12/2012, de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Cuenca se ha convertido en zona única, beneficiando a todos los niños y adolescentes que vivan en la capital conquense, ya que tendrán 10 puntos para cada centro. Los siguientes casos nos han llevado a pensar que se han cambiado los barómetros para que no se puedan llevar a cabo tantos fraudes y engaños, además de los problemas económicos de muchas familias debido a la crisis.

Antes de la entrada en vigor de este Decreto, se adjudicaban 5 puntos por proximidad y en numerosas ocasiones, las direcciones de los niños llevaban hasta edificios en ruinas. Un caso concreto es lo que le ocurrió a J. T., desarrollado más adelante. Según fuentes de la Delegación de Educación de Cuenca, en la mayoría de los casos (no nos proporcionaron cifras concretas), los padres empadronaban durante año y medio a los niños con sus abuelos si éstos vivían cerca del colegio que querían y tenían que hacerlo un año antes de empezar el curso para que en la Delegación de Educación, en el Departamento de Escolarización, no pudieran criticarles nada.

10 puntos

Por zona única

10 puntos

Por tener un/a hermano/a en el centro

2 puntos

Por familia numerosa

1 punto

Por renta

1 punto

Por minusvalía en la familia

Reparto de puntos en el baremo de adjudicación de centro escolar.

Otro baremo de adjudicación de puntos era la Declaración de la Renta Familiar, que contaba como un punto. Muchos padres lo que hacían era, si con ese punto creían que su hijo o hija podía entrar en un determinado colegio, falseaban la Declaración.Después, la Declaración Complementaria la cumplimentaban bien, pero entregaban la falsa en el Departamento de Escolarización (tampoco nos proporcionaron el número de casos concretos).

No sólo para entrar en el colegio o instituto, los padres son capaces de falsificar lo que sea. La comida es un elemento vital que también levanta ampollas. Por eso, para optar a una plaza en el comedor, también falsifican datos en la solicitud. Un caso que ocurrió en el centro H. V., según nos contaron M.I.M.P. y M.C.V.P, consistió en que una familia falsificó la renta para obtener más puntos y optar así a una plaza en el comedor. En este caso, es el colegio el que se encarga de revisar las solicitudes y vieron irregularidades. Descubrieron que la renta se había falsificado y automáticamente se excluyó a esa niña y los padres tuvieron que pagar una multa económica a Hacienda.

Lo que no se cuenta

Silencio. Tema tabú. Nadie quiere hablar sobre el tema. ¿Es por miedo? Y si es así… ¿Miedo a qué o a quién? Cuenca es una ciudad muy pequeña don los casos de fraude son numerosos a pesar de que los testimonios se pueden contar con los dedos de una mano.

En el departamento de Escolarización de la Delegación Provincial de Educación de Cuenca, los trabajadores se limitaron a decir que ellos no pueden hace nada si no existe ninguna irregularidad, porque no tienen forma de averiguar si lo que creen en los papeles y solicitudes es verdad o no.

Inmediatamente después de excusarse una y otra vez en esta respuesta, nos invitaron amablemente a abandonar el edificio.

Otro caso que tuvo lugar en el mismo colegio, fue de nuevo un intento de fraude pero esta vez basado en el falso diagnóstico de una enfermedad con el mismo objetivo, conseguir plaza en el colegio deseado. Pero la estrategia salió mal, ya que en primer lugar, la niña no necesitaba Educación Especial (A.C.N.E.E), puesto que no se le diagnosticó ninguna deficiencia y en segundo lugar, le dieron otro colegio diferente al que pedía.

Después de conocer estos casos, quisimos rondar por el colegio para observar los comportamientos de los niños. Comprobamos que son ajenos a cualquier actitud que puedan llevar a cabo sus padres, que cerrados en sí mismos, se excusan en los gustos de sus hijos para poner el énfasis en el orgullo de llevarlos a un determinado colegio, sin pensar que en muchas ocasiones, a los niños no les importa porque harán amigos en cualquier lugar. Con todo esto… ¿Merece la pena poner la reputación de la familia en entredicho?

 

El padre coraje

J.T es un padre de familia que se gana la vida como cualquier otra persona. Hace cuatro años, la vida les sonrió a su mujer y a él con R. que el año pasado empezó su vida escolar, pero eso sí, “sin miedo y muy contento”.

Unos meses antes de que R. entrase al colegio, sus padres tuvieron que solicitar plaza en el colegio que querían para su hijo. Solicitaron como primera opción el más cercano a su residencia, y cuál fue la sorpresa que no sólo no admitieron el colegio que solicitaban sino que “mandaban” al niño a uno mucho que se encontraba mucho más lejos.

A partir de aquí J.T, el padre coraje, empezó a sospechar y descubrió una serie de irregularidades que no imaginaba que podían ocurrir…

El caso más llamativo, es el de J. T., un padre de familia que ha sufrido en primera persona los fraudes y engaños en la adjudicación de colegios. Su hijo se quedó sin plaza en el colegio donde iba a ir, porque otro niño entró en su lugar y no sabían ni cómo lo había hecho ni cómo podía tener más puntos que ellos, porque resultó que se conocían y sabían dónde vivía. Debido a esto, contrataron a un detective privado y descubrieron que habían puesto un domicilio falso y que además, el domicilio que habían puesto en la solicitud del colegio, era una casa que estaba en ruinas. Por si esto fuera poco, los padres del niño que fue admitido en las listas provisionales de admisión en el colegio se habían separado un año antes para que le diesen más puntos y el detective logró obtener fotografías y documentos que avalaban que todo fue un engaño, porque seguían viviendo juntos como una familia normal.

Las consecuencias de este fraude fueron para los padres que realizaron estas prácticas, el pago de una multa económica a Hacienda además de expulsar al niño inmediatamente de las listas provisionales de admisión del colegio y le prohibieron volver a solicitar plaza en el mismo.

Como hemos podido comprobar con todos los datos recogidos, un padre es capaz de hacer cualquier cosa y está dispuesto a hacer lo que sea por la educación de sus hijos. En todos estos casos se pone de manifiesto que los niños sí pueden preferir unos centros escolares a otros y puede que quieran entrar a un colegio determinado porque allí van amigos suyos, pero tenemos que confiar a nuestras posibilidades y realizar actuaciones legales ante todo. Si no queremos que a nuestros hijos se les desmorone su pequeño mundo cuando se enteren de lo que han hecho sus padres, por favor, dejémonos de estafas que si queremos fraudes ya tenemos bastantes con nuestros mandatarios políticos o nuestros duques y cía.

Por eso, con este reportaje queremos decirles a todos aquellos padres que sospechan de irregularidades, que no tengan miedo de denunciarlas. Además, las instituciones deberían prestar más atención a estas estafas. Un ejemplo pueden ser las novedades que ha realizado la Consejería de Educación de Andalucía, endureciendo las condenas que pueden conllevar los fraudes en la escolarización de los hijos, aquí se exponen las pautas que algunos padres han seguido para hacerlo. La educación de los hijos no puede servir de excusa ni una vez más, pero no solo en Cuenca, sino en todos los lugares y territorios donde la educación es importante, porque muchas veces realmente sólo los padres dominan el arte de educar mal a los hijos.

Anuncios

Acerca de politicriders

Blog de seis alumnos de la Facultad de Periodismo de la UCLM. Correo: politicriders@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s