La calidad de una empresa o producto informativo

“La calidad es la consecución de los objetivos sociales, políticos y culturales comprendidos en el periodismo en las sociedades democráticas” (Robert Picard)

La dirección de empresas y la práctica empresarial, insisten en la necesidad de emprender la batalla de la calidad, así se articulan diversas herramientas y procedimientos con los que se intenta mejorar la calidad de los productos y servicios. La preocupación por la calidad es muy importante a estas alturas en los países desarrollados. El problema es la propia determinación del concepto de calidad, del cual no hay unanimidad y se define por extracción.

Para Dennis McQuail, la calidad de un producto o empresa informativa se mide por: el interés público, los objetivos sociales y el bien común, y la libertad, igualdad, calidad informativa, orden social y solidaridad.

Calidad significa ajustarse al modelo predeterminado; satisfacer las expectativas, demandas o necesidades de los consumidores; tener cero defectos y que el producto sea apropiado para el uso que se le pretende dar. Pero saber diferenciar la calidad de los productos informativos puede resultar muy complicado. La calidad supone destinar la mayor de recursos disponibles a conseguir la mejor elaboración posible de los productos de información y entretenimiento; también requiere reflejar la actualidad o el mundo imaginado con respecto a la realidad de las cosas y con la máxima profundidad. El problema, es que ni las definiciones clásicas de calidad nos permiten saber si los modelos informativos o de entretenimiento se pueden considerar “de calidad”. Por ejemplo Terribas afirma que el concepto de calidad lo articulan los operadores mediante un pacto, pero hay que tener en cuenta que actualmente los MSM tradicionales compran la atención mediante la diversificación pero sin invertir en calidad y si en captar la atención del público a largo plazo.

Un producto es de calidad cuando supera una serie de rasgos que el público valora, como pueden ser el rigor, la originalidad, amenidad, profundidad, presentación, diseño… Ahora bien, si la competencia mejora alguno de esos aspectos y el público valora más ese producto, el primer producto dejaría de ser “de calidad” porque el público habría dejado de considerarlo así. La calidad requiere la actitud de innovación permanente, a la vez que originalidad.

Nuestro producto es de calidad porque cumple los rasgos citados anteriormente: el rigor se cumple con el lenguaje; es original porque no existe ningún podcast de moda que ofrezca lo que ofrecemos nosotros; es ameno porque puedes escuchar varias secciones para que el público no se aburra; cumplimos el rasgo de profundidad ya que hablamos de moda en todas las secciones, analizándose y explicándose las secciones; el diseño es innovador y original, al igual que la presentación.

“La moda que engancha” es un producto exclusivo, ya que nuestra competencia no ofrece lo mismo que nosotros. Todas las secciones tienen precisión, veracidad y coherencia interna, tanto en las entrevistas como en las crónicas que se pueden hacer de cualquier desfile. Nosotros no seguimos ninguna tendencia homogeneizadora, es decir, los podcast de moda no hablan de lo que hablamos nosotros y no incluyen ciertas secciones, como los consejos a la gente o las tertulias de egobloggers. Además de tener una presentación atractiva.

Es comprensible, ya que todo el mundo puede entenderlo, pero sí es verdad que la gente que va a escuchar nuestro producto tiene que entender o tener cierta idea de moda, porque nosotros sí hablamos para que todo el mundo lo entienda, pero nuestros invitados pueden utilizar ciertos tecnicismos que si no estás familiarizado con los términos, puedes no entender lo que quiere decir.

Sin embargo, resulta curioso saber que la inversión en calidad y la renuncia a maximizar los beneficios a corto plazo, son los que hacen fuertes a los medios y productos que se consideran “de calidad”, lo que les proporciona prestigio y constituye su principal barrera de entrada frente a los posible competidores. La alta rentabilidad de los medios de calidad, se consigue gracias a renunciar en su momento a resultados más atractivos.

Nosotros no hemos intentado copiar a nadie, sí es cierto que siempre tienes unas nociones de cómo funcionan otros podcast, pero hemos procurado ser originales a sabiendo que puede salir mal. Las empresas no buscan la máxima adecuación a las demandas del público, sino la mejor relación entre inversión en calidad e ingresos previsibles.

Otro criterio de calidad de nuestro producto, es la usabilidad y accesibilidad, ya que todo el mundo que navegue por la red y quiera buscar información sobre moda, podrá acceder fácilmente a “La moda que engancha” y escuchará la sección que quiera movimiento el cursor. También la calidad tecnológica, porque además del podcast que lleva un trabajo y un esfuerzo tecnológico para crearlo, estará “colgado” en un blog y tendrá un diseño y un estilo propios, además de la personalidad del producto.

Ya que nuestro blog tendrá un apartado para que los usuarios puedan mandarnos quejas y sugerencias, nuestro producto se puede transformar y mejorar, así, los usuarios seguirán escuchándonos, nos valorarán y el producto tendrá más calidad. De esta manera, los miembros del grupo queremos buscar la gestión de la calidad total, porque nuestros objetivos son realistas, cuantificables y accesibles. No podemos alcanzar la perfección.

Cada semana se hará un podcast distinto para no caer en la rutina y poder innovar y renovar constantemente, a través de decisiones en grupo y reuniones en equipo. En las empresas japonesas se ha generalizado la práctica de introducir pequeños cambios concretos, que no suponen más gastos ni más inversión de recursos. Este concepto, llamado kaizen, se define como la búsqueda del crecimiento constante de la calidad, obteniendo las máximas posibilidades de los recursos disponibles en una compañía.

Solo cuando no se puede mejorar más el producto, es cuando los japoneses invierten en recursos. Para referirse a la práctica de aumentar la calidad mediante un incremento de los recursos, los japoneses utilizan el término karoy.

 

Anuncios

Acerca de politicriders

Blog de seis alumnos de la Facultad de Periodismo de la UCLM. Correo: politicriders@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s